Médico confirma que George Floyd murió por falta de oxígeno

El policía blanco Derek Chauvin está siendo juzgado por el homicidio del afroamericano George Floyd. Foto: Especial
El policía blanco Derek Chauvin está siendo juzgado por el homicidio del afroamericano George Floyd. Foto: Especial

El médico Bradford Langerfeld testificó en el juicio contra el policía Derek Chauvin, quien está acusado por el homicidio de George Floyd, que murió mientras el oficial presionaba la rodilla contra su cuello

Bradford Langerfeld, el médico de la sala de urgencias del Centro Médico Hennepin que declaró muerto al ciudadano estadounidense George Floyd tras intentar reanimarlo, confirmó que en ese momento determinó que el corazón del hombre afroamericano se detuvo por falta de oxígeno.

El doctor testificó durante el juicio contra Derek Chauvin, el policía de la ciudad de Minneapolis que fue acusado por presionar su rodilla sobre el cuello de George Floyd durante más de ocho minutos.

Asimismo, el médico declaró que el corazón de George Floyd dejó de latir incluso antes de llegar al hospital; además, agregó que no se le informó sobre algún intento de los transeúntes o los policías para reanimarlo, pero los paramédicos trataron de hacerlo reaccionar a lo largo de 30 minutos.

Cuando fue interrogado por el fiscal Jerry Blackwell, el doctor relató que con base en la información que tenía en aquel momento, “era más probable que las otras posibilidades” que el paro cardíaco de George Floyd se debió a la asfixia.

Derek Chauvin, policía blanco de la ciudad de Minneapolis de 45 años de edad, está siendo procesado judicialmente por la muerte de George Floyd ocurrida el 25 de mayo del año pasado. El ciudadano afroamericano estadounidense de 46 años de edad estaba esposado, boca abajo, en la calle frente a una tienda donde supuestamente intentó pagar uno cigarros con un billete falso de 20 dólares.

La defensa del policía argumentó que el oficial actuó de acuerdo con su entrenamiento y que la causa de la muerte de la víctima fueron el uso de drogas y otros problemas de salud que padecía desde hace tiempo.

Eric Nelson, quien es abogado de Derek Chauvin, le preguntó a Bradford Langerfeld si ciertas drogas pueden provocar hipoxia, es decir, falta de oxígeno. El médico admitió que tanto el fentanilo como las metanfetaminas -ambas sustancias encontradas en el cuerpo de George Floyd- pueden tener ese efecto.

Según la oficina del forense, la muerte del ciudadano afroamericano estadounidense fue considerada homicidio, es decir, causada por otra persona. El reporte oficial determinó que falleció por “parálisis cardiopulmonar, combinada con medidas de subyugación policial y compresión del cuello”.

En este sentido, agregó que la intoxicación con fentanilo y el uso reciente de metanfetaminas fueron “otras condiciones significantes”, pero no “la causa de muerte”.

El hermano de George Floyd pide al Congreso una reforma policial