Obispo llama a candidatos a ser honestos en campaña

candidatos

El jerarca católico consideró que los candidatos tienen un doble oficio: defender los valores del instituto político al que pertenecen y ser agentes de comunión

A ocho días de que arranquen las campañas políticas, Fidencio López Plaza, obispo de Querétaro, llamó a los candidatos que contenderán por algún cargo de elección popular a ser honestos y sinceros en sus propuestas.

“A los candidatos que comienzan su labor dentro de ocho días yo los encomiendo, en primer lugar, a Dios, y les pido que sean honestos y sobre todo sinceros en sus propuestas para que la gente tenga elementos suficientes para saber discernir al mejor hombre o la mejor mujer que pueda gobernar en Querétaro”.

Entrevistado al término de la celebración eucarística del Domingo de Ramos, el jerarca católico consideró que los candidatos tienen un doble oficio: el primero, defender los valores del instituto político al que pertenecen y, segundo, una vez que sean elegidos, tienen que gobernar para todos y ser agentes de comunión, porque la comunión “es el sueño de Dios y de todo ser humano: vivir como una familia”.

“Explicaba yo en la homilía que los signos de salud que estamos manejando desde el año pasado tienen un significado que debe trascender: tenemos que cuidar más la boca y ese es el signo del cubrebocas; creo que debemos tener las manos limpias de muchas cosas, por eso debemos lavarnos las manos constantemente, y hay que mantener la sana distancia, porque la distancia no se mide solamente con la cercanía física, sino con las implicaciones que esto conlleva; por eso yo los invito, tanto a los candidatos como a la ciudadanía, a trascender los signos de la salud que nos está inspirando a estas cosas desde el año pasado”.

“Los signos ya han llegado a ser una parte de la cultura de este año y van a continuar de alguna manera, lo que sigue es darle el significado trascendente que tienen… Yo recuerdo mucho el Salmo 50, que dice: ‘Señor, abre mi labio y mi boca proclamará tu alabanza’; si el Señor no abre los labios, los puede abrir hasta el demonio y en lugar de que la boca sea signo de salud y salvación va a ser signo de corrupción”.