El fantasma que habita mi hogar

Andrea Urbiola Ezcurra

¿Por qué nos gustan tanto las historias de fantasmas?, ¿qué hay en aquella figura inmortal que nos obsesiona tanto?, ¿será la necesidad de saber que, aunque nuestro cuerpo no siga aquí, nuestra esencia permanece y no es olvidada? Los humanos somos una especie condenada, somos conscientes de que nuestro cuerpo un día dejará de existir y ello nos ocasiona una serie de preguntas a las que, probablemente, jamás tendremos respuesta, por lo menos no en esta dimensión que habitamos. ¿Qué relevancia tiene lo que hicimos en la vida?, ¿cómo transcurre el tiempo y se desarrolla el espacio cuando morimos? No existe persona que lo sepa, sin embargo, se valora el esfuerzo de obras que intentan responder dichos cuestionamientos, tal es el caso de la película de 2017 dirigida por David Lowery, “Historia de fantasmas”.
De inicio, el filme nos narra la relación de una pareja de enamorados, construida principalmente a través de recuerdos, que se ve interrumpida por un suceso trágico, a partir del cual el punto de vista de uno de sus protagonistas tomará especial relevancia, ya que invita al espectador a contemplar la vida y el pasar de los años junto a él; nos convertiremos en un fantasma. El duelo no es vivido en la pantalla a través del que se queda y sufre la ausencia del que muere, en esta ocasión será contado desde la perspectiva del que trasciende.
La historia de la representación del fantasma en el cine es larga, sin embargo, en esta película es utilizada de manera novedosa para dar voz a los pensamientos de su autor respecto de qué somos, a dónde vamos y el significado de la vida. Nos encontramos frente a una obra íntima, podemos percibir un sentimiento melancólico narrado poéticamente a través de los momentos más cotidianos. El director reflexiona sobre la brevedad de la vida y la importancia de los momentos que consideramos intrascendentes; nos presenta un protagonista fantasma que no tiene la posibilidad de interactuar con los vivos y que está atrapado en un vínculo que forjó con el lugar que habitó y en el que compartió su vida con alguien durante un breve lapso de la eternidad del universo.
Si bien el título podría sugerir que se trata de una obra perteneciente al género del terror, no es así, sin embargo, sí provoca miedo: un temor al olvido y la incertidumbre, ¡qué pavor tan perfectamente humano! “Historia de fantasmas” es prueba fiel de que la simplicidad de una obra no se traduce en irrelevancia, en una época en la que los creadores del arte cinematográfico se esfuerzan cada vez más en desarrollar temáticas “complejas”, muchas veces imposibles de comprender, llega esta historia a demostrarnos la belleza de lo cotidiano y la trascendencia de aquellos vínculos que denominamos “apegos”. Es un ensayo audiovisual, más apoyado en la música y la mímica que en el diálogo, rodada en un formato 4:3 con esquinas curvas, que da la sensación de que el protagonista está atrapado en un lugar. Lowery nos regala un poema para desmembrar, en el que lo que vemos es apenas la primera capa de toda la belleza que subyace en ella. Una de las mejores propuestas de la década sobre el tiempo, aquel concepto que burdamente hemos intentado definir y que estamos muy lejos de comprender.

Cuando seas un fantasma, ¿a qué espacio estarás condenado a regresar?

Escucha nuestro podcast los martes de cada quince días a través de Spotify, Himalaya, Podimo, Apple y Google Podcasts.
Síganos en Instagram, Facebook y Twitter como @alertaspoilermx