Bandera de candidatos debe ser no al aborto y eutanasia: vicario

iglesia

Martín Lara Becerril aclaró que antes, durante y después de los comicios electorales, la iglesia será imparcial

Que la política esté orientada al bien común, que se respete la dignidad de la persona humana y que las políticas públicas estén orientadas a salvaguardar los derechos humanos son algunos de los temas fundamentales que deben tomar en cuenta los candidatos que aspiran a un cargo de elección popular, aseguró Martín Lara Becerril, vicario general de la Diócesis de Querétaro.

Recordó que históricamente en cada proceso electoral los aspirantes buscan un acercamiento con los jerarcas de la iglesia católica, por lo que confió en que una vez que se defina quiénes serán los abanderados de cada instituto político, se acercarán a ellos.

“Los temas fundamentales que nosotros abordaríamos con los candidatos que busquen un acercamiento serían que la política vea el bien común, que se respeten los derechos humanos y que la política sea un servicio a la sociedad, y cuando hablamos de respetar la dignidad de la persona, nos referimos a que la bandera de los candidatos es no al aborto y no a la eutanasia”.

Reconoció que hasta el momento ningún precandidato ha solicitado algún acercamiento con el obispo o con algún jerarca de la iglesia, sin embargo, confió en que este encuentro se realice una vez que los precandidatos se registren formalmente como candidatos.

“Hasta el momento no hemos tenido ninguna reunión o acercamiento con algún candidato, quizás porque apenas son precandidatos… Hemos platicado con algunos porque son conocidos y sale el tema político, pero reunión formal, no la hemos tenido”.

Lara Becerril aclaró que antes, durante y después de los comicios electorales, la iglesia será imparcial. “La iglesia no tiene partido político y no orientará el voto hacia algún partido político, pues la función de la iglesia solo es formar la conciencia de los ciudadanos para que den un voto libre y razonado”.

En otro tema, el vicario detalló que, a pesar de que en Querétaro cambió a B el escenario, se mantendrá el 25 por ciento del aforo en las iglesias y parroquias, y se suspenderá la celebración de primeras comuniones y confirmaciones, pero no de 15 años y matrimonios.