Sacerdotes piden se les dé prioridad para ser vacunados

Sacerdotes

Lara Becerril reconoció que los médicos y las enfermeras necesitan una atención especial porque son ellos los que están atendiendo a todos los enfermos con Covid-19, pero dijo que el sacerdote también está muy cerca de los enfermos

Ante los riesgos que implica para los sacerdotes estar en contacto con personas asintomáticas de Covid-19 y ahora al oficiar misa de cuerpo presente de los fallecidos por coronavirus, el vicario de la Diócesis de Querétaro, Martín Lara Becerril, llamó a las autoridades sanitarias a que, una vez que terminen de aplicar la vacuna al personal que está en la primera línea, los clérigos también sean tomados en cuenta.

“Sé de algunos casos de personas que han muerto de Covid-19 que por la saturación en los crematorios ya no los están incinerando, sino que ya les están entregando los cuerpos sellados a sus familiares, quienes antes de sepultarlos piden que se les oficie una misa de cuerpo presente y nosotros no podemos negarles ese derecho espiritual, así que estamos oficiando la misa con el riesgo que esto implica”.

Reconoció que los médicos y las enfermeras necesitan una atención especial, porque son ellos los que están atendiendo a todos los enfermos con Covid-19, pero dijo que el sacerdote también está muy cerca de los enfermos.

“Si es así, aprovecharemos la vacuna; ciertamente el sacerdote está también muy cerca de los enfermos y además la vida del sacerdote es una vida pública y tiene trato con mucha gente y sí sería muy oportuno que los sacerdotes pudiéramos recibir la vacuna, no tanto por la edad, sino por el oficio; digo, si esto se concretiza estaría excelente y si no, esperaremos el momento en que nos vaya tocando”.

Lara Becerril reconoció que las cremaciones, tanto por decesos de Covid-19 como de otras enfermedades, aumentaron entre un 30 y 50 por ciento.

“Incrementó esta práctica, sí incrementó en el caso de los de Covid-19 y también los que morían por otra enfermedad; antes se les permitían velarlo y luego sepultarlo, pero ahora, con las restricciones sanitarias y por los riesgos que implican, esto ya no es posible”.

Afirmó que una vez que se reciben las cenizas de su familiar, lo ideal es que sean depositadas en una urna, las cuales se encuentran en las parroquias, pues el hecho de tenerlas en casa es como si el ciclo de su muerte no concluyera.

Querétaro sobrepasa los 40 mil casos acumulados de COVID-19