Entre chismes y campanas 19 de noviembre

Expresidentes ofrecen sus condolencias a AMLO

Los expresidentes de México Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto lamentaron ayer en Twitter el fallecimiento de Candelaria Beatriz López Obrador, hermana del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien se encontraba internada en el Hospital Militar de la Ciudad de México.

“Mis condolencias al presidente @lopezobrador_ por el fallecimiento de su hermana Candelaria Beatriz. Descanse en paz”, tuiteó el primero de ellos.

Y: “Expreso mis sentidas condolencias al presidente Andrés Manuel @lopezobrador_ y a su familia, por el fallecimiento de la profesora Candelaria Beatriz López Obrador. Descanse en paz”, escribió el priista, quien desde el mes de abril no enviaba mensajes en esta red social.

Como era de esperarse, los tuits generaron toda clase de reacciones en las redes sociales…

El gobernador también lamentó el deceso

Y el gobernador del estado de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, se sumó a las condolencias con el siguiente mensaje, también vía Twitter:

“Presidente @lopezobrador_, le envío a usted y a su familia mis condolencias por el fallecimiento de su hermana, la señora Candelaria Beatriz López Obrador; le deseo pronta resignación. QEPD”.

Al igual que el senador Mauricio Kuri: “Mi más sentido pésame al presidente de México por el sensible fallecimiento de su hermana. Deseo pronta resignación a él y su familia”.

¡Ya en serio!

Fuera de guasa, algo debe estar pasando con la diputada local independiente Elsa Méndez, para quien -al parecer- las redes sociales son algo así como su terapia psicológica favorita, porque ahí deja fluir con sorprendente espontaneidad sus obsesiones, filias y fobias.

Y para muestra un botón de uno de los tuits que lanzó en los últimos días: “Las escuelas públicas están produciendo masas de gentes estúpidas, ateas, sin capacidad para razonar, argumentar, amoral e irracionales, y sobre todo, dóciles ante cualquier demanda del nuevo dios de la humanidad: el estado secular. #ProhibidoRendirse”(sic)… ¡Y le pagamos con nuestros impuestos!