El edén del patinaje

Querétaro tendrá su primera academia de alto rendimiento de patinaje artístico: Eden Ice, que, en palabras de su dueña, Montserrat Luque, busca formar a los futuros deportistas de la disciplinaEl edén del patinaje

El patinaje artístico no es un deporte común en México y son pocos los talentos que han sobresalido en la disciplina debido a la falta de escuelas especializadas en la materia. Observando dichas carencias, Montserrat Luque decidió que la situación debe cambiar.

Por ello, en diciembre nacerá Eden Ice, la primera escuela especializada en patinaje artístico que tendrá sede en Querétaro.

“Mi interés es crear a futuros deportistas en esta disciplina. Yo quiero que la gente conozca el patinaje y los que ya lo practican, que se vengan conmigo; quiero que se proyecten como unos grandes patinadores”, señaló Luque.

La idea de la escuela nació hace seis años, pero se consolidó en la cuarentena, al ver realmente las necesidades de los maestros y alumnos, explica Montserrat, quien, además de ser la dueña, también es patinadora.

Entre los objetivos está “cambiar ese ‘chip’ deportivo de que solamente dos veces a la semana es suficiente, no puedes ser buena en cualquier cosa practicando solo dos veces a la semana”, continúa.

La academia busca romper esquemas establecidos en la mayoría de estas escuelas, en las que, además de patinaje, se trabaja el hockey sobre hielo y sesión pública; por ello Eden Ice solo ofrecerá patinaje artístico, para así desarrollar y potencializar a los futuros patinadores del país.

El patinaje está enfocado en niños desde los cinco años hasta adultos de 60, con la diferencia de que, en vez de separarlos por edades, se les ofrecerán clínicas especializadas.

“Las clínicas especializadas serán de molinetes, saltos, movimientos en el hielo, expresión corporal. Los alumnos decidirán qué clínica quieren a la semana y cuántas veces quieren repetirla”. Por otro lado, “los de nuevo ingreso sí tendrán horarios básicos y fijos para que aprendan y, una vez que el maestro vea que ya avanzaron en el nivel, se puedan ir a clases especializadas”.

Al ser una academia de alto rendimiento, se contará con los mejores maestros en la materia, entre ellos rusos y mexicanos.

El patinaje no es un deporte barato y, por ello, otro de los planes de Montserrat para ofrecer mayores facilidades es abrir un grupo de venta de patines usados, que por la edad van dejando varios patinadores, o incluso de cuchillas, para que así alumnos de nuevo ingreso encuentren precios más flexibles, al menos mientras van empezando.

La misión de la academia es desarrollar en sus óptimas capacidades lo humano y lo deportivo de los alumnos, además de colocarse como la mejor escuela de patinaje en el primer año.

“Eden Ice va a poder ganar nacionales y tendrá una proyección internacional, con la ayuda de los alumnos, maestros y coreógrafos”.

La academia ofrecerá paquetes que van desde los 2 mil 100 pesos hasta los 6 mil 100 pesos al mes, con clínicas, clases de piso y horas de hielo (clases particulares), además de paquetes matutinos de dos o cuatro días, con costos de mil 500 a 2 mil 700 pesos al mes.

La práctica hace al patinador

“Todo lo que necesitamos para la consciencia corporal para llevarla al hielo, son todos los movimientos que hacemos primero en piso”, este conocimiento se logra con ballet, danza, expresión corporal, ‘off ice’, técnica de saltos y molinetes, que son llevados del piso al hielo, sin olvidar el ‘stretching’, en el que se fortalece la flexibilidad de los patinadores.

Eden Ice se enfocará también en ofrecer patinaje artístico para parejas y danza, y no solo individual.

La idea de Montserrat no nació de la noche a la mañana, pues fueron las carencias que le tocó afrontar cuando comenzaba en el patinaje las que la hicieron decidirse a mejorar dichas condiciones para explotar el talento.

“Yo comencé a los 11 años, lo dejé a los 15 y después regresé a los 30 años, me consolido ya de adulta. Me di cuenta de lo que necesitaba para formarme como mejor patinadora, por eso nace Eden Ice”.

El nombre de la academia fue idea de su hijo de 10 años, Juan Pablo Lomelí. “Me dijo ‘¿por qué no le pones Eden Ice a tu pista, es paraíso?’”.

Entre la experiencia de Luque se encuentra ganar tres veces el nacional en su categoría.

La inauguración se realizará en las primeras semanas de diciembre y Montserrat ya se encuentra buscando alianzas con gobierno del estado para becar a niños.