Lo que el COVID-19 ha implicado para Querétaro en materia ambiental

Impacto ambiental de la pandemia de COVID-19 en el estado de Querétaro. Foto: Especial
Impacto ambiental de la pandemia de COVID-19 en el estado de Querétaro. Foto: Especial

“Por motivos de higiene y salud, no es factible la entrada en vigor en el plazo establecido de la prohibición del uso de plásticos de un solo uso”, determinaron los diputados localesLo que el COVID-19 ha implicado para Querétaro en materia ambiental

El 26 de marzo, en el documento “La gestión de residuos es un servicio público esencial para superar la emergencia de COVID-19”, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que los gobiernos deberían considerar la gestión de residuos “un servicio público urgente y esencial” en la pandemia, para minimizar posibles impactos secundarios en la salud y en el medio ambiente.

“Durante un brote como el actual, se generan diversos desechos médicos y peligrosos, incluidos mascarillas, guantes y otros equipos de protección infectados, así como un mayor volumen de artículos no infectados de la misma naturaleza. El manejo inadecuado de estos desechos podría desencadenar un efecto de rebote y otras consecuencias en la salud humana y el medio ambiente, por lo que su gestión y disposición final de forma segura es vital como parte de una respuesta de emergencia efectiva”, señaló.

Asimismo, en julio, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) previno sobre cómo la marea de plástico causada por el COVID-19 representaba un peligro para la economía y la naturaleza; porque alrededor del 75 por ciento del plástico generado durante la contingencia -mascarillas, guantes y botellas de desinfectante para manos- iría a parar a los basureros y a los mares; y porque el confinamiento incrementó la demada de productos a domicilio, por las compras en línea y comida para llevar.

La Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) aseveró que si bien el aislamiento por el coronavirus redujo las emisiones de gases de efecto invernadero, de cualquier forma habría consecuencias para el medio ambiente; porque la contaminación mediante el plástico y otros materiales desechables estaba disparándose.

“La polución por plástico ya era una de las mayores amenazas a nuestro planeta antes de la epidemia (…) El súbito auge en el uso diario de ciertos productos para mantener a la población segura y frenar la enfermedad está empeorando mucho las cosas”, dijo.

Como el cangrejo…

A pesar de lo anterior, en Querétaro, el 30 de septiembre de 2020 fue turnada a la Comisión de Medio Ambiente de la Legislatura local una iniciativa del diputado ¡del Partido Verde Ecologista de México (PVEM)! Jorge Herrera Martínez, para prorrogar en el estado la aplicación no solo de la prohibición de la venta, facilitación y obsequio de bolsas de plástico desechable para acarreo, así como de popotes, en los establecimientos de servicios de comidas, bebidas y demás similares; sino también la de mezclar residuos sólidos urbanos y de manejo especial con residuos peligrosos.

Cabe recordar que la actual Legislatura del estado de Querétaro aprobó la “Ley que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley de prevención y gestión integral de residuos del estado de Querétaro”; la cual contempla, en su artículo 44, fracciones XIV y XV, -entre otras cosas- las prohibiciones citadas en el párrafo anterior.

Los artículos transitorios consignaban que la prohibición de mezclar residuos sólidos urbanos y de manejo especial con residuos peligrosos entraría en vigor en un plazo de 365 días naturales contados a partir de la publicación en el periódico oficial del estado de Querétaro “La Sombra de Arteaga”, el 18 de octubre de 2019, es decir, el pasado 18 de octubre de 2020.

Y ordenaban a los municipios instrumentar en el mismo plazo los programas en materia de sustitución de plásticos de un solo uso; y a la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu) estatal integrar los lineamientos para la sustitución y abatimiento de plásticos y unicel, al “Programa para la Prevención y Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos y de Manejo Especial del estado de Querétaro”.

Pero, ante la aprobación de la prórroga por el pleno de la Legislatura y su publicación en el periódico oficial, el 5 de octubre, la prohibición de mezclar residuos sólidos urbanos y de manejo especial con residuos peligrosos fue aplazada al 1 de abril de 2021; y tanto municipios como la Sedesu tendrán ahora hasta el 31 de marzo de 2021 para cumplir con sus obligaciones.

El argumento, según la propia iniciativa, fue que “La pandemia ha generado el aumento en el consumo de otros plásticos desechables como bolsas, botellas de agua, recipientes para enviar comida a domicilio o embalajes del comercio por Internet, así como mayores desechos por seguridad sanitaria. Este aumento se debe a un mayor consumo dentro de los hogares como consecuencia del confinamiento de la población, así como a las medidas sanitarias en la preparación de alimentos. Debido a esta incontrolable situación, varios países han decidido suspender o aplazar la aplicación de sanciones a los plásticos de un solo uso de manera momentánea, con el fin de evitar mayores contagios, por lo que los embalajes y los plásticos de un solo uso se han convertido en una medida de prevención para el contagio del COVID- 19”.

Por ello, los diputados decidieron que “el adecuar las disposiciones normativas aplicables a la prohibición de plásticos de un solo uso, es ser consciente que derivado de la situación actual, por motivos de higiene y salud, no es factible la entrada en vigor en el plazo establecido la prohibición del uso de plásticos de un solo uso, lo anterior, mientras dure la emergencia sanitaria, sin dejar de lado la debida observancia de la Ley”.

Querétaro acumula 16 mil 708 casos y mil 404 muertes por COVID-19