Extorsión aumenta hasta 57% de octubre a diciembre: LUSC

Extorsión

Guillermo San Román Tajonar detalló que para obtener el cálculo, se consideraron las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) y el promedio de casos en los últimos cinco años

La temporada del regreso a clases -es decir, de julio a agosto- es el momento en el que más delitos de extorsión se cometen; sin embargo, el cuarto trimestre del año -de octubre a diciembre- es otra de las épocas en las que más se presenta este ilícito, pues se registra un incremento del 57 por ciento, en promedio.

Así lo dio a conocer el coordinador del Laboratorio Universitario de Seguridad Ciudadana (LUSC) de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Guillermo San Román Tajonar, quien detalló que, para obtener el cálculo, se consideraron las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) y el promedio de casos en los últimos cinco años.

“El momento del año más peligroso para extorsión, según la estadística oficial, la del secretariado, es justo cuando los chicos vuelven a la escuela, en los periodos de julio y agosto; el segundo momento más latoso es, precisamente, el último trimestre, en los meses de octubre, noviembre y diciembre, es cuando tenemos aumentos. Año con año, entre septiembre y octubre, en promedio la incidencia de este tipo de delito aumenta el 57 por ciento y, después, durante noviembre y diciembre, se mantienen estos niveles alcanzados en octubre y vuelve a bajar para enero”, expuso.

De acuerdo con Guillermo San Román, el delito de extorsión repunta en las temporadas del año en que circula más dinero, como lo son la del “Buen fin” y la del aguinaldo. Abundó en que, además de este ilícito, también se presenta un incremento en los delitos de extorsión y de abuso de confianza.

En este sentido, el coordinador del LUSC pidió a la ciudadanía estar alerta ante cualquier situación sospechosa; en caso de acudir a los cajeros automáticos, hacerlo a los que están ubicados en las sucursales; no sacar todo el dinero en una sola vez, ni traer efectivo; además de tener cuidado de no revelar información confidencial como números de identificación personal o contraseñas.