Aprender sin escuela

Los funcionarios de gobierno encargados de la educación básica en México están muy seguros de que la nueva modalidad de enseñanza- aprendizaje a distancia será efectiva para la población infantil. Debemos recordar que las modificaciones emprendidas por causa de la contingencia sanitaria fueron emergentes, fuera de toda costumbre pedagógica y con metodología desconocida para los tres actores principales: padres de familia, alumnos y maestros. Si bien el uso de las ya no tan nuevas tecnologías (TIC) generó importantes avances en la educación superior, estas ya se han puesto por delante del uso del libro y el pizarrón en las escuelas primarias y secundarias. Se están concibiendo nuevos estilos para enseñar y nuevas maneras para aprender, generando mayor protagonismo a los alumnos. Desgraciadamente, el contenido de las materias no ha tenido mucho cambio.
Existen muchas limitaciones en este escenario y los resultados no se ven nada halagadores, sin embargo, asumiendo los retos que esto implica, será hasta finales del año escolar cuando demos cuenta de si estas medidas tuvieron el éxito esperado. Por lo pronto, verdaderas hazañas veremos en muchos padres de familia para encauzar a los hijos en aprender por televisión u otro dispositivo electrónico, sin la necesaria experiencia de manipularlos.
He aquí algunas recomendaciones que sugiero revisar, como padres, en la actual educación de los hijos. Nada novedoso, simplemente intensificar muchas de las ya aplicadas:
1. No porque los hijos estarán entretenidos “aprendiendo por televisión” usted podrá hacer sus cosas cotidianas con facilidad. La comunicación y la presencia junto a ellos deben incrementarse hasta que ellos puedan adaptarse a la dinámica de no divertirse o dormirse viendo televisión.
2. Si usted está al pendiente del cumplimiento de tareas, no minimice el que sus hijos se comuniquen con sus compañeros tan solo para dialogar o preguntarse sobre las materias escolares. Recuerde que no son vacaciones donde se da el caso que no socializan hasta el regreso a la escuela. Mantengamos esta importante red social.
3. Los proyectos escolares tienen su grado de dificultad y usted siempre forma parte de ellos. No olvide generar autonomía y responsabilidad en sus hijos compartiendo sus logros en las redes sociales o en lugares virtuales destinados para ello.
4. Si no se ha dado cuenta, usted tiene un gran laboratorio en casa. Incorpore a sus hijos en las tareas de cocina y genere el descubrimiento guiado para desarrollar competencias en física y química, materias consideradas “coco” para muchos escolares.
5. Es importante verificar que los aparatos a utilizar estén en buenas condiciones y que sabemos utilizarlos. Los cuadernos, lápices de colores, pegamento, etcétera seguirán vigentes y también deben guardarse en buen estado y en un lugar seguro.
6. Entrene a sus hijos en organizar el tiempo, lugar, tareas y accesorios diversos. No hay que saturarlos de horas de estudio, tenga sus descansos pero que no se conviertan en distracciones; habilite y respete un lugar cómodo y específico para ellos; revise y evalué tareas el fin de semana; destine una gran caja para guardar todos los productos escolares.
7. No olvide premiar el desempeño más que el conocimiento -usted no es el profesor- y tenga en cuenta que la afectividad y la activación física forman parte de las condiciones de aprendizaje. Juegue, diviértase y ame a los hijos siempre. Su salud mental se lo agradecerá.

* Presidente del Colegio Estatal de Psicólogos de Querétaro, AC