Hoy, la justicia se imparte en las redes sociales

Ante las filtraciones de los últimos días, muestra del cochinero político que prevalece en México, cabe preguntarse: ¿De qué sirve que el artículo 11 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos consigne que “Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa”?

¿De qué sirve que el artículo 1º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos señale que
“En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece”?
¿De qué sirve que el artículo 14 de esta ley fundamental establezca que “Nadie podrá ser privado de la libertad o de sus propiedades, posesiones o derechos, sino mediante juicio seguido ante los tribunales previamente establecidos, en el que se cumplan las formalidades esenciales del procedimiento y conforme a las Leyes expedidas con anterioridad al hecho”?
¿De qué sirve que el artículo 16 estipule que “Nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento”?
¿De qué sirve que el artículo 17 determine también que “Toda persona tiene derecho a que se le administre justicia por tribunales que estarán expeditos para impartirla en los plazos y términos que fijen las leyes, emitiendo sus resoluciones de manera pronta, completa e imparcial”?
¿De qué sirve que el apartado B, fracción I del artículo 20 de esta Carta Magna establezca que toda persona imputada tiene derecho a “que se presuma su inocencia mientras no se declare su responsabilidad mediante sentencia emitida por el juez de la causa”?
¿De qué sirve que este mismo artículo, en el apartado A, fracciones VIII y IX, disponga que “El juez sólo condenará cuando exista convicción de la culpabilidad del procesado” y que “Cualquier prueba obtenida con violación de derechos fundamentales será nula”?
¿De qué sirve que el Presidente diga una y otra vez que le tiene confianza al fiscal general Alejandro Gertz Manero, si para purificar la vida pública boicotea el debido proceso y prefiere que se someta a consulta el juzgar o no a los expresidentes (con la aclaración de que, llegado el momento, él votaría en contra)?

¿De qué sirve que López Obrador considere al presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, como un hombre íntegro, si a la hora de la hora para acabar con el bandidaje oficial que existía ¿o existe?… para extirpar a los lozoyas y garcía lunas… para exterminar la peste de la corrupción, opta y le basta con exhibir a los probables responsables en la plaza pública en la que se han convertido Twitter y Facebook, para que los internautas -erigidos en jurado popular- los estigmaticen y sentencien al grito de “¡Crucíficalo!”?

“Yo creo que lo más importante es la fuerza de la opinión pública, que se manifiesta ahora más que nunca, hay una voluntad colectiva que exige que haya justicia”, ha declarado él.

¿De qué sirve entonces que el ejecutivo federal, al tomar posesión del cargo, haya protestado guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, así como desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la República que el pueblo le ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión; si en los hechos la justicia se administra en las redes sociales, a partir de videos y denuncias filtradas estratégicamente a la opinión pública contra adversarios… o por adversarios?

¿Se vale que vivamos en un mugrero de tal magnitud sin que se acabe con la corrupción y la impunidad vía las instituciones, solo porque el pueblo está cansado de tanta pinche transa?