Tom Brady y Tampa Bay harán historia al jugar el Super Bowl LV en casa

Tom Brady y los Buccaneers de Tampa Bay disputarán el Super Bowl LV en su casa. Foto: Especial
Tom Brady y los Buccaneers de Tampa Bay disputarán el Super Bowl LV en su casa. Foto: Especial

Con el pase de Tom Brady y los Buccaneers de Tampa Bay al Super Bowl LV, será la primera ocasión en toda la historia de la NFL que un equipo juegue el Súper Tazón en su estadio

A sus 43 años de edad y tras haber dejado a los Patriots de Nueva Inglaterra (equipo con el que ganó seis anillos de campeón), el quarterback de los Buccaneers de Tampa Bay, Tom Brady, hará realidad la hazaña de jugar el Super Bowl LV en su casa, el Raymond James Stadium, el domingo 7 de febrero próximo.

En el juego de campeonato de la Conferencia Nacional, la escuadra de la División Sur derrotó 31-26 en calidad de visitante a los Packers de Green Bay, en el emparrillado del Lambeau Field.

Pese a una actuación de claroscuros con tres intercepciones, el veterano mariscal de campo lanzó para 280 yardas por aire y tres touchdowns; lo cual fue suficiente para conducir a los Buccaneers al campeonato de la NFC.

Por su parte, la franquicia de la División Norte no pudo sacar provecho de los tres balones robados a Tampa Bay. Además, el entrenador en jefe de los Packers, Matt LaFleur, tomó la decisión controversial de patear un gol de campo en su última serie ofensiva en lugar de buscar el touchdown en cuarta oportunidad.

El domingo 7 de febrero próximo, los Buccaneers recibirán en casa al campeón de la Conferencia Americana, que se definirá en el duelo entre los Bills de Buffalo y los Chiefs de Kansas City, en el Súper Tazón LV; en un hecho sin precedentes en toda la historia del futbol americano profesional en Estados Unidos.

Para Tom Brady será su décima aparición en el Super Bowl y buscará conquistar su séptimo anillo de campeón de la NFL; mientras que para Tampa Bay será la segunda ocasión en que disputarán el trofeo Vince Lombardi. Hace 18 años, los Buccanners ganaron su único título en la edición XXXVII del Súper Domingo.

Brady y Rodgers, una final soñada