La estrategia de Querétaro frente al COVID-19

En el estado de Querétaro, se crearon 3 Unidades Especiales AntiCOVID-19. Foto: Especial
En el estado de Querétaro, se crearon 3 Unidades Especiales AntiCOVID-19. Foto: Especial

Desde que se dio a conocer la pandemia, Querétaro se dio a la tarea de trabajar bajo dos principios: la anticipación y la cero improvisación; estas dos líneas de acción propiciaron la creación del Comité Técnico de Salud para la atención de COVID-19 integrado por expertos en el ramo médico

A casi un año del anuncio del primer contagio de COVID-19 en el país, Querétaro mantiene firme una estrategia para mitigar los contagios, garantizar la mejor atención médica a los ciudadanos e impulsar el flujo de una economía pujante.

Querétaro ha hecho frente a la pandemia con recursos propios, lo que ha sido posible gracias a las finanzas sanas y a la capacidad de tomar decisiones sustentadas en conocimiento científico.

Desde que se dio a conocer la enfermedad, Querétaro se dio a la tarea de trabajar bajo dos principios: la anticipación y la cero improvisación; estas dos líneas de acción propiciaron la creación del Comité Técnico de Salud para la atención de COVID-19, integrado por expertos en el ramo médico, una idea que asegura la toma de las mejores decisiones, con base en la experiencia de sus integrantes y en las corridas de datos.

Entre las primeras acciones, el estado adaptó su antiguo Hospital General de Querétaro como espacio exclusivo de atención para enfermedades respiratorias agudas, mismo que se reconvirtió, ampliando su capacidad, volviéndose el centro de la batalla contra COVID-19.

Los otros espacios se convirtieron en puntos estratégicos para mantener la atención a otros padecimientos que no se detuvieron con la aparición del nuevo virus; tal es el caso del Hospital de Especialidades del Niño y la Mujer para atender a la población queretana; del mismo modo, se preparó el anexo del nuevo Hospital General de Querétaro como espacio para la atención de pacientes ambulatorios de COVID-19 y se acondicionó el Querétaro Centro de Congresos como Unidad Médica y de Aislamiento (UMA) COVID-19, con capacidad para 700 camas. Gracias a lo anterior, Querétaro ha brindado atención hospitalaria de calidad a todos los que así lo han requerido.

La capacidad de reacción y adaptación del gobierno del estado se ha visto reflejada también a través de un acompañamiento permanente a todos los queretanos con la implementación de una estrategia de atención a distancia, misma que contempla un micrositio, un centro de atención telefónica constituido por médicos y psicólogo, que a la fecha ha respondido más de 128 mil llamadas, con un promedio de duración de casi cinco minutos.

La estrategia incluye además una aplicación móvil llamada Covapp, en la cual la ciudadanía realiza un autodiagnóstico de los síntomas de COVID-19 sin necesidad de salir de casa; posteriormente se habilitó Qrobot, herramienta que funciona a través de WhatsApp para brindar atención médica y psicológica a los queretanos.

Mención aparte merece el entrenamiento social, en el que Querétaro es pionero a nivel nacional, medio por el cual se instruye y orienta a la población, a través de una Vocería Organizacional, sobre el correcto uso de las normas de salud y seguridad para contener el virus.

El sector económico es un área que se ha visto sumamente afectada; incluso expertos afirman que los daños causados tardarán lustros o décadas en revertirse, y ese mismo tiempo será el que le tome a los estados regresar a los índices de desarrollo que presentaban antes de la contingencia sanitaria.

Vislumbrando esa situación, en plena pandemia, Querétaro otorgó la deducción general del Impuesto sobre Nóminas durante abril, mayo y junio de 2020, en beneficio de más de 12 mil empresas instaladas en el estado; arrancó también el primer programa de empleo temporal en México denominado “Vigilante cudadano”, en el que se contrató a mil 300 brigadistas y promotores de las medidas sanitarias; asimismo se puso en marcha el programa “Querétaro fuerte”, protegiendo el ingreso de las familias queretanas con una bolsa de 240 millones de pesos de recursos estatales, en beneficio de 60 mil personas.

Además, se apoyó a la ciudadanía con 5 mil litros de agua gratis durante el mes de abril y otros 5 mil para mayo, y se puso en marcha el programa “Apoyos alimentarios” para las familias que vieron disminuidos fuertemente sus ingresos por los efectos de Covid-19.

Con la meta de reactivar la economía en la entidad, se instauró el “Programa de reactivación económica estatal”, con una bolsa de 750 millones de pesos de recursos propios y tres fases: apoyo a empleados e impulso al autoempleo, respaldo a empresarios que mantuvieron su plantilla o aceleraron su recontratación y el impulso a la competitividad.

Querétaro acumula 37 mil 345 casos y 2 mil 503 muertes por COVID-19