UAQ entrega 262 tabletas a la comunidad estudiantil

tabletas

En este programa la máxima casa de estudios del estado ha invertido 1 millón 467 mil pesos, con financiamiento de la propia Institución y subsidio del gobierno estatal

Por medio de la Convocatoria para el Otorgamiento de Tabletas a la comunidad estudiantil, la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) entregó 262 tabletas a alumnos de esta institución de educación superior, con el objetivo de que puedan acceder a una tecnología óptima que les permita tomar clases virtuales sin rezagos.

En este programa, informó la universidad en a través de un boletín de prensa, la máxima casa de estudios de los queretanos ha invertido 1 millón 467 mil pesos, con financiamiento de la propia Institución y subsidio del gobierno estatal.

De acuerdo con el secretario Particular de Rectoría, Luis Alberto Fernández García, este programa ha contemplado diferentes etapas y una convocatoria en la cual se ha solicitado a los interesados: ser estudiante inscrito y regular de la UAQ; no contar con un equipo de cómputo, laptop, o tableta; tener un ingreso familiar bajo, menor a dos salarios mínimos; así como no tener la posibilidad de asistir a su centro de cómputo del campus correspondiente, requisitos que fueron comprobados por la Institución.

“La contingencia ha limitado a la comunidad estudiantil, ya que por diversas circunstancias se ven en la imposibilidad familiar y económica de contar con un equipo electrónico que les permita desarrollar en línea el semestre escolar”, detalló Fernández García.

De esta forma y de acuerdo con el Comité de Selección, se entregaron 200 becas en una primera etapa, y 62 becas en un segunda fase, consistentes en tabletas que permitieran el acceso a las plataformas usadas por la Institución para que los alumnos puedan recibir clases a distancia tales como Google Classroom, Zoom, Meet o Moodle.

Lo anterior, estableció el secretario Particular de Rectoría, considerando que la necesidad de migrar los programas educativos a las plataformas virtuales ha sido vital para el desarrollo académico en los últimos meses ante la contingencia mundial por Covid-19.