Palabras que cambian vidas

Chris Gardner es la persona en que se basó la famosa película
Chris Gardner es la persona en que se basó la famosa película "En busca de la felicidad". Foto: Especial

Durante una conferencia virtual, Chris Gardner, el “CEO de la felicidad”, habló sobre los momentos de su vida que le hicieron creer que los sueños se cumplen

Para Chris Gardner, quien inspiró la película “En busca de la felicidad”, el mayor regalo que podemos darle a nuestros hijos en estos tiempos es darles permiso para soñar y enseñarles que el cambio está en el ADN de las personas y las empresas.

Durante su participación en el Digital Sura Summit, en el que presentó su conferencia “Fuertes giros, tiempo atómico y la nueva visión del sueño universal”, el autor del libro “Comienza donde estás” y de la autobiografía “En busca de la felicidad” compartió ante su audiencia virtual los momentos que han marcado su vida y la filosofía que lo ha mantenido enfocado para conseguir sus objetivos.

En la charla, Gardner recordó las palabras que su madre le dijo cuando era pequeño, que lo hicieron soñar y confiar en que podía lograr todo lo que se propusiera.

“Nunca olvidaré cuando era joven y vi un juego de basquetbol (…) y recuerdo haber dicho en voz alta: ‘¡wow!, algún día él va a ganar 1 millón de dólares’ y gracias a Dios que mi mamá me escuchó y me dijo: ‘si tú quieres, un día tú puedes ganar un millón de dólares’, y hasta que ella dijo esas palabras, las pude poner en mi mente, fue como un permiso para soñar. Las mamás pueden decir las cosas más maravillosas. (…) Me pregunto cómo supo mi mamá que tenía que decirme todos los días: ‘hijo, tú puedes ser o hacer cualquier cosa’… Una vez más me dio permiso para soñar y es muy importante compartir con ustedes lo que no dijo: ella no dijo ‘puedes tener lo que quieras’; ella no dijo ‘puedes comprarte lo que quieras’; ella dijo ‘puedes ser o hacer cualquier cosa’, y esa fue la afirmación más poderosa, porque si puedes ser o hacer cualquier cosa, todo lo demás vendrá. (…) Así que el mayor regalo que podemos darle a nuestros hijos es decirles ‘tú puedes lograrlo’, darles este permiso para soñar, la parte difícil para nosotros como padres es que a veces nuestros hijos tienen sueños que no son parte de nuestros planes”.

Asimismo recordó algunas anécdotas que fueron retomadas en la exitosa película protagonizada por Will y Jaden Smith, entre ellas, la primera vez que entró a Wall Street y la icónica escena en la que, en una cancha de basquetbol, le dice a su hijo que él puede ser lo que él quiera.

“Nunca voy a olvidar la primera vez que entré a una oficina de Wall Street, la gente estaba gritando, los timbres sonando (…) un caos para cualquier persona que hubiera entrado, pero para mí fue una pauta de música y yo decía: ‘este es quien yo debo ser’, no dije ‘creo que pudiera hacerlo’; no dije ‘quisiera intentarlo’, sino dije: ‘es aquí donde debería estar’”.

Destacó que en el libro “En busca de la felicidad”, que inspiró a la película homónima, se aborda cómo se puede romper con la teoría de que todos somos producto de nuestro ambiente.

“En el libro hablo sobre mi padrastro y hay una idea de pensamiento que dice que todos somos producto de nuestro ambiente y de acuerdo con esto yo debí haberme convertido en él, en alcohólico, en violento y abusador de menores (…) él me recordaba todos los días que no era mi papá, que yo no tenía papá, a veces solo me apuntaba con su escopeta en el corazón y yo elegí por una promesa que me hice a mí mismo a los cinco años que cuando tuviera hijos ellos iban a saber quién era su padre y esta decisión tuvo un impacto generacional, porque rompí esta cadena de ciclos que había atacado a mi familia, una cadena de abandono infantil, violencia, abuso de menores, analfabetismo, alcoholismo y una generación de pobreza”.

Finalmente, se dirigió a la audiencia para decirles “Los planes son el cómo y los sueños son el qué, necesitas un plan y no cualquier plan, un plan A basado en el complejo C5: claro, conciso, convincente, consistente y comprometido. Cuando haces algo que realmente te apasiona, no hay un plan B, siempre debes moverte con un plan A”.