Muere rector del Templo Expiatorio por COVID-19

El rector del Templo Expiatorio, José Hernández Pérez, murió como consecuencia del COVID-19. Foto: Especial
El rector del Templo Expiatorio, José Hernández Pérez, murió como consecuencia del COVID-19. Foto: Especial

Tras haber permanecido hospitalizado con pronóstico reservado desde el pasado 22 de noviembre, el rector del Templo Expiatorio, José Hernández Pérez, falleció como consecuencia del COVID-19

A consecuencia de COVID-19, el padre José Hernández Pérez, rector del Templo Expiatorio Diocesano de Querétaro, falleció la madrugada de este lunes, informó el vocero de la Diócesis de Querétaro, Martín Lara Becerril, quien apenas el 22 de noviembre confirmó que el sacerdote se encontraba hospitalizado con un pronóstico de salud reservado.

“Hoy (lunes) murió a la 1.30 am a causa del COVID. Daba su servicio en el Templo Expiatorio (Carmelitas)”, escribió en un mensaje enviado por Whatsapp.

A través de sus redes sociales y su página de internet, la Diócesis de Querétaro expresó sus condolencias a la familia Hernández Pérez por el fallecimiento del presbítero José Hernández, quien tenía 74 años de edad.

“El Padre José, nació el 21 de octubre de 1946, fue Ordenado Sacerdote el 20 de marzo de 1976 y llamado de regreso a la casa del Padre Celestial la madrugada de este 30 de noviembre de 2020. Rogamos a Dios conceda la vida eterna a quien ha terminado su peregrinar terreno”, mencionó la Diócesis en su página de Facebook.

La Diócesis de Querétaro se une al dolor que embarga a la Familia Hernández Pérez por el sensible fallecimiento del…

Publicado por Diócesis de Querétaro en Lunes, 30 de noviembre de 2020

Durante la entrevista del 22 de noviembre, Martín Lara señaló que Hernández Pérez padecía diabetes e hipertensión, por lo que su caso era delicado. Ahí dijo que, hasta ese momento, solo el sacerdote Jaime Rodríguez Montoya, vicario de la Parroquia de Santa María, en Amealco, había fallecido por COVID-19; también indicó que menos de una decena de clérigos habían dado positivo al virus SARS-CoV-2.

“La mayoría de los sacerdotes que han sido contagiados por el COVID han salido adelante con atención en las mismas parroquias, no ha sido necesario hospitalizarlos. (…) El número exacto no lo tengo, pero no llegamos a 10 casos”, puntualizó en aquella ocasión.

Sobre las medidas sanitarias en el Templo Expiatorio Diocesano de Querétaro, refirió que este se desinfecta de manera permanente, como se hace con el resto de las instalaciones religiosas. Aseguró que no se contempla cerrar ese espacio, ya que, sostuvo, “no es un foco de contagio”.

Querétaro vive “la peor semana” desde el inicio de la pandemia de COVID-19