Baja hasta 20% venta de flor de nochebuena

nochebuena

La venta de flor de nochebuena, cuya temporada abarca los últimos meses del año, ha bajado hasta un 20 por ciento

La venta de flor de nochebuena, cuya temporada abarca los últimos meses del año, ha bajado hasta un 20 por ciento, mencionó Cristina Martínez Quintero, propietaria de un vivero ubicado en la comunidad de San Javier, municipio de San Juan del Río, quien señaló que este descenso se debe, en parte, a la situación económica que atraviesa el país.

“La gente sí viene (al vivero), pero no se lleva; o sea, no sé si sea el precio, o la verdad la economía está dura”, mencionó, para luego agregar que, incluso, la venta de otro tipo de flores también ha disminuido debido a los efectos de la pandemia de Covid-19, pues no se ha permitido que la gente labore con normalidad.

“No hay recurso y los programas no están permitiendo que la gente trabajemos. Muchos programas que conocíamos antes, que trabajaban en los programas de gobierno los han cerrado, o sea, contratos que antes hacían de 100 gentes, ahorita están contratando seis gentes; entonces, todos los que nos quedamos sin empleo estamos buscando otra cosa. (…) Hace uno el esfuerzo de poner el negocio, pero, también, no hay venta”, refirió.

La dueña del vivero Crisma mencionó que la flor de nochebuena es cara y requiere de un cuidado especial, pues no se puede amontonar, sino que debe contar con espacio suficiente para ser transportada, situación que genera que el costo se eleve, toda vez que se trasladan pocas unidades en cada viaje de abastecimiento.

“Es cara. Yo estoy haciendo cuentas que, por lo menos, son cinco pesos de traslado por cada una, más las pérdidas. (…) Yo estoy estimando que un 25 por ciento (de ganancia), pensando traslado y pérdidas”, expuso Cristina Martínez, quien señaló que los precios que tienen las flores de nochebuena que ofrece oscilan entre los 25 y 550 pesos.

Añadió que, aunque hay gente que llega al vivero y expresa que la planta está en buen estado, no realiza ninguna compra. “Tienen deseos de tener una planta y les gusta, pero no hay recursos”, puntualizó.