‘Business as usual’ o Querétaro inteligente

¿Es posible gobernar la ciudad de Querétaro como una Zona Metropolitana integrada, como un territorio “inteligente”? ¿Es posible coordinar a los cuatro ayuntamientos de forma que se ejecute un solo proyecto de ciudad? ¿Es posible que el sector privado participe del diseño de ese proyecto de ciudad y, por tanto, se ejecute una visión de futuro que incluya todos los intereses?

‘Business as usual’ es una expresión que se usa en EUA para definir cuando un sector se resiste a cambiar; a adaptarse al cambio tecnológico, normativo o de visión y procura hacer lo necesario para continuar en la inercia que le da seguridad a sus intereses económicos. Hacer gatopardismo. Cambiar para seguir igual en su peor versión cuando además cambiar se vuelve una batalla de egos.

¿Quién es en Querétaro quien le niega un sitio preponderante a la planeación? ¿Quién es aquel que ha impedido que tengamos instituciones de planeación urbana fuertes? ¿Fuenteovejuna? Si es él, que capaz ha sido, lleva un rato triunfando.

Estas son preguntas que se pueden evadir señalando que es responsabilidad de alguien más. El gobierno del estado dice que es asunto de los municipios, los municipios señalan que del mercado, los particulares acusan la falta de reglas claras, carencia de estrategias públicas convenientes a sus intereses y que por ello se tienen que rascar con sus uñas… pero el punto es que seguimos haciendo la ciudad sin una visión metropolitana, ‘Business as usual’, que se traduce en un mecanismo simple: yo, desarrollador, consigo suelo barato, consigo que me acerquen con dinero público la infraestructura de conexión vial primaria, energía y agua; lo consigo, por cierto, ya sea por la derecha o por los mecanismos que la corrupción me ofrece y de esa manera configuro un negocio inmobiliario que tarde o temprano pasará factura al erario público, porque habrá que remendar, reponer o generar con dinero público el espacio o elemento de ciudad que yo debí generar y no generé; ya atenderé lo que surja con mi comprador o mi rentista y con los grupos sociales que identifiquen el abuso o la externalidad que se produzca. Mientras tanto, yo, presidente municipal, recibiré ingresos fiscales cuantiosos haré tres o cuatro obras de cabecera y muchas, muchas que no serán relevantes pero serán electoreras y, en su caso, procuraré mi reelección o trataré de salir, como se dice coloquialmente, forrado. ‘Business as usual’…

Lo cierto es que la ciudad, como la nave… va como puede, como se va formando a parches según cada inversionista y cada presidente municipal deciden. A veces con más cuidado, otras de manera atropellante, pero sin una visión metropolitana.

Durante los últimos tres días, el Foro Intergremial Querétaro Planeado, en su tercera versión, ha procurado exponer este estado de cosas, para generar esa conciencia desde el sector privado y difundir las propuestas de aquellos técnicos, académicos y consultores expertos que tienen ideas para configurar las bases de un modelo de ciudad diferente. Un “Territorio Inteligente”, entendido como el conjunto de reglas, instituciones, recursos, protocolos y mecanismos público-privados para generar una gobernanza integrada de la metrópoli. Pronto estará en redes el documento que resumirá este ejercicio ciudadano y podremos compartir desde esta columna con ustedes las alternativas. Lo cierto es que no podemos seguir en el camino de ser víctimas de nuestra atractiva marca reconocida ya a nivel mundial. Prosperar con desarrollo es el objetivo.