Por repunte de pandemia, California impone toque de queda durante un mes

El gobernador de California, Gavin Newsom, ordenó el toque de queda para detener los contagios de COVID-19. Foto: Especial
El gobernador de California, Gavin Newsom, ordenó el toque de queda para detener los contagios de COVID-19. Foto: Especial

A partir del próximo sábado y hasta el 21 de diciembre, entrará en vigor el toque de queda en California, Estados Unidos, desde las 10 de la noche y hasta las 5 de la mañana

California, Estados Unidos, impuso un toque de queda en gran parte de su territorio para detener el rápido aumento de casos de COVID-19, anunció el gobernador Gavin Newsom.

La obligación de quedarse en casa regirá de las 10 de la noche a las cinco de la mañana. Entrará en vigor la noche del próximo sábado y permanecerá vigente hasta el 21 de diciembre.

«El virus se está propagando a un ritmo que no habíamos visto desde el inicio de esta pandemia, y los próximos días y semanas serán críticos para detener el aumento. Estamos activando la alarma», indicó Newson en un comunicado.

Es crucial que actuemos para disminuir la transmisión y retrasar las hospitalizaciones antes de que aumente el número de muertes. Ya lo hemos hecho antes y debemos hacerlo de nuevo», aseguró.

La orden será emitida en los condados que estén en el nivel púrpura, el más restrictivo, lo que aplica al 94 por ciento de la población del estado de California, incluidos Los Ángeles y San Diego.

Por su parte San Francisco, que pasó esta semana del nivel amarillo, el menos restrictivo, al rojo, no se verá afectado por este toque de queda.

Sin embargo, la ciudad, al igual que gran parte del Área de la Bahía, se ha visto obligada a prohibir los comedores interiores y a restringir los comercios minoristas y los gimnasios en medio de una nueva oleada del virus.

Según las autoridades, los casos de COVID-19 se han incrementado en un 50 por ciento en California durante la primera semana de noviembre, despertando temores de que los hospitales en las zonas más afectadas colapsen con nuevos pacientes.

«Bajar la guardia podría poner en peligro miles de vidas y paralizar nuestro sistema de atención médica», dijo Erica Pan, funcionaria interina de salud pública del estado.

«Juntos prevenimos una crisis de salud pública en la primavera y juntos podemos hacerlo de nuevo», agregó.

Mark Ghaly, secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos del estado de California, advirtió que se podrían imponer restricciones más severas a menos que disminuya el número de casos.

«Es posible que debamos tomar medidas más estrictas si no podemos aplanar la curva rápidamente», dijo.

«Tomar estas medidas duras y temporales ahora podría ayudar a prevenir futuros cierres».

El anuncio de Newsom sobre el toque de queda se produjo cuando cada vez más estados del país comenzaban a retroceder en las reaperturas.

Estados Unidos ha registrado más de 251 mil muertes por coronavirus y más de 11.6 millones de casos reportados, según un recuento de la Universidad Johns Hopkins.

El aumento de casos ha alarmado a las autoridades hasta el punto de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de la Unión Americana instaron a los estadounidenses a no viajar durante el Día de Acción de Gracias.

Primer paciente que se curó de VIH muere en California por cáncer recurrente