República Democrática del Congo anuncia el fin de un nuevo brote de ébola

El más reciente brote de ébola en la República Democrática del Congo afectó a 130 personas. Foto: Especial
El más reciente brote de ébola en la República Democrática del Congo afectó a 130 personas. Foto: Especial

Después de casi 6 meses, la República Democrática del Congo anunció el final del brote más reciente de ébola, que afectó a 130 personas y causó la muerte de 55 en el oeste del país africano

La República Democrática del Congo anunció el fin de un brote de ébola de casi seis meses de duración en el oeste del país africano, tras lo cual las autoridades sanitarias buscan aplicar las lecciones aprendidas a la lucha contra la COVID-19 en África.

El brote, que infectó a 130 personas y causó la muerte de 55, surgió en junio, semanas antes de que terminara una epidemia de ébola en el este que causó la muerte de más de 2 mil 200 personas, la segunda más importante en la historia de la enfermedad.

“Me complace declarar solemnemente el final de la undécima epidemia del ébola en la provincia de Ecuador”, informó el ministro de Salud Eteni Longondo en una conferencia de prensa.

Longondo atribuyó el éxito de la respuesta a la fácil disponibilidad de vacunas y tratamientos, así como a los esfuerzos por acercar los centros de tratamiento a las comunidades locales.

Los médicos vacunaron a 40 mil personas en comunidades dispersas en las selvas tropicales que a menudo carecían de electricidad. Utilizaron la tecnología de la cadena de frío para mantener las vacunas a temperaturas tan bajas como -80 grados centígrados, señaló la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“La tecnología utilizada para mantener la vacuna contra el ébola a temperaturas súper bajas será útil cuando se lleve una vacuna de COVID-19 a África”, explicó el director de la OMS para África, Matshidiso Moeti.

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja indicó que estaba aplicando las mejores prácticas del brote de ébola al enfrentamiento a la COVID-19, incluyendo el uso de equipos de respuesta rápida de voluntarios locales.

Las naciones africanas se han librado de las peores consecuencias de la pandemia de COVID-19, con tasas de mortalidad e infección relativamente bajas, pero el brote sigue poniendo a prueba los de por sí frágiles sistemas de salud.

La República Democrática del Congo ha sufrido 11 brotes de ébola desde que se descubrió el virus cerca del río homónimo en 1976, más del doble que cualquier otro país.

Sus bosques ecuatoriales son un depósito natural para el virus, que causa vómitos y diarrea graves y se propaga por contacto con fluidos corporales.

OMS sin fondos suficientes para enfrentar el ébola en la República del Congo