Militantes de Querétaro Independiente “revientan” asamblea

asamblea

En el evento se pretendía determinar los métodos de selección de precandidatos a alcaldías y diputaciones para las elecciones del próximo año

Con pancarta en mano, un grupo de personas “reventó” la sesión extraordinaria del Consejo Estatal que pretendía llevar a cabo la diputada y dirigente del Partido Querétaro Independiente, Concepción Herrera Martínez, para determinar los métodos de selección de precandidatos a alcaldías y diputaciones para las elecciones del próximo año.

Elizabeth Ramírez Vargas, secretaria de Organización del partido, acusó a Herrera Martínez y a su hijo Christopher Servín Herrera, de convocar solo a algunos militantes a esa asamblea, ocultándole al Comité Estatal su realización.

“La militancia está sumamente agraviada y, sin duda, esto le resta credibilidad a la presidenta del partido y al partido, de cara a los próximos comicios, pues la diputada local no ha cumplido acuerdos; su actividad en el Congreso solo ha sido de fotografía, pagándole a un par de medios de comunicación, entre ellos el suyo, denominado Poder Ciudadano Radio, del cual es dueña, para que hablen bien de ella”.

Los manifestantes lanzaron diversas consignas contra la legisladora y señalaron que utiliza unidades, mamparas, equipo de sonido y personal de la Legislatura en eventos exclusivos del partido, como en este caso.

Por su parte, Herrera Martínez aseguró que todo se trató de una confusión con las firmas digitales que se utilizarían para realizar la convocatoria.

“La licenciada Liz me comentó que había sido usada su firma, porque obviamente la convocatoria se manda de forma digital… había una confusión, porque no había recibido la llamada (…) y había una confusión porque como no la había firmado (la convocatoria), yo tampoco la firmé y le recordé que en un consejo autorizamos las firmas que se hicieron autógrafas con plumón, para que pudieran escanearlas y pudieran obviamente convocar”.

Aseguró que esta manifestación evidencia la violencia política en contra de la mujer y espera que sea una broma de quien lo haya hecho.