Senado de Estados Unidos ratifica a Barrett como jueza de la Corte Suprema

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, celebró en la Casa Blanca la ratificación de Amy Coney Barrett como jueza de la Corte Suprema de Justicia por parte del Senado

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, celebró el lunes uno de sus grandes logros, en una ceremonia en la Casa Blanca para festejar la confirmación por parte del Senado de su tercera nominación para la Corte Suprema, Amy Coney Barrett, ocho días antes de las elecciones.

El evento, realizado en los jardines de la Casa Blanca en horario de máxima audiencia televisiva, fue similar al celebrado un mes atrás, cuando se anunció la nominación de Barrett, y que precedió a un brote de coronavirus entre líderes republicanos, incluido el mismo Trump.

La celebración tuvo lugar poco más de una hora después de que el Senado, bajo control republicano, confirmó a Barrett en el puesto vitalicio por una votación de 52-48, con los demócratas unidos en la oposición.

Su confirmación como sucesora de la juez liberal Ruth Bader Ginsburg, que falleció el mes pasado, crea una mayoría conservadora de 6-3 en el alto tribunal. Una republicana, Susan Collins, votó en contra.

Trump, que ha promocionado el nombramiento en los mítines entre ovaciones de sus seguidores, presionó al Senado para confirmar a Barrett, de 48 años, antes de la elección presidencial del 3 de noviembre, en la que marcha por detrás del demócrata Joe Biden según los sondeos nacionales.

Nunca antes había sido nombrado un magistrado para la Suprema tan cerca de unos comicios presidenciales.

“La familia Barrett ha capturado el corazón de Estados Unidos. Es ideal que la juez Barrett ocupe el asiento de una verdadera pionera para las mujeres, la juez Ruth Bader Ginsburg”, dijo Trump con una sonriente Barrett a su lado.

En contraste con el acto de la Casa Blanca del mes pasado, más gente llevó mascarillas y los asientos estaban repartidos para garantizar el distanciamiento social. Al acto asistieron algunos senadores republicanos que votaron por Barrett, pero no el líder de la mayoría, Mitch McConnell, ausente de la Casa Blanca desde agosto por temor al COVID-19.

El juez conservador de la Suprema Clarence Thomas, vestido con su toga negra, tomó uno de los dos juramentos para el cargo que los magistrados deben realizar.

Donald Trump propone a Amy Coney Barrett como jueza de la Corte Suprema