Tras ser hospitalizado, Donald Trump «está bien y sin fiebre»: Casa Blanca

Tras haber dado positivo a COVID-19, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, permanece hospitalizado en el Centro Médico Militar Walter Reed

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, «está bien» y no ha tenido fiebre en las últimas 24 horas tras dar positivo de COVID-19, dijo el sábado el médico de la Casa Blanca Sean Conley.

«El equipo y yo estamos muy contentos con el progreso que ha logrado el presidente», dijo Conley, quien habló junto a otros médicos que tratan al presidente en el Centro Médico Militar Walter Reed.

El personal médico de Trump dijo que no necesitó oxígeno ni está tomando hidroxicloroquina. Conley sostuvo que el mandatario ha comenzado el tratamiento con remdesivir, un fármaco conocido por ayudar a los pacientes a recuperarse del virus.

En tanto, una fuente conocedora de la salud de Trump dijo a periodistas que el mandatario no está en un camino claro hacia la recuperación y explicó que algunos de sus signos vitales durante las últimas 24 horas fueron muy preocupantes.

La fuente, que pidió no ser identificada, dijo que las próximas 48 horas serán críticas en términos de la atención de Trump. La valoración pareció contradecir la del médico del presidente republicano.

Trump abandonó la Casa Blanca la tarde del viernes 2 de octubre y fue trasladado en helicóptero al Centro Médico Militar Walter Reed en Bethesda, Maryland, horas después de que fuera diagnosticado con la enfermedad y en un episodio que trastocó la carrera electoral a un mes del 3 de noviembre.

El mandatario estadounidense trabajará en una suite especial en el hospital durante los próximos días como medida de precaución, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany. El mandatario no tenía eventos públicos agendados para el sábado.

El diagnóstico fue un nuevo revés para el presidente republicano, que aparece detrás de su rival demócrata Joe Biden en las encuestas de opinión de cara a las elecciones en las que buscará un segundo mandato.

Trump ha minimizado la amenaza de la pandemia desde el principio, pese a que el coronavirus ha dejado más de 200 mil estadounidenses muertos y ha golpeado con dureza la economía.

El vicepresidente Mike Pence, quien asumirá las funciones de Trump si el mandatario se enferma gravemente, dio negativo a una prueba, dijo un portavoz. El ex gobernador de Indiana, de 61 años, trabaja desde su propia residencia a varios kilómetros de la Casa Blanca.

Trump corre un alto riesgo debido a su edad y peso. Ha permanecido aparentemente en buen estado de salud durante su periodo en el cargo, pero no se sabe si hace ejercicio con regularidad o si sigue una dieta saludable.

El presidente chino, Xi Jinping, envió un mensaje a Trump y a la primera dama deseándoles una pronta recuperación del coronavirus, informó la televisión estatal china.

En un tuit a última hora del viernes, el presidente escribió: «¡Voy bien, creo! Gracias a todos. ¡¡¡AMOR !!!».

Donald Trump, fatigado por la infección de coronavirus, será trasladado a un hospital militar de Maryland