Joe Biden y Donald Trump protagonizan un caótico primer debate presidencial

Interrupciones, ataques, ofensas, acusaciones y caos marcaron el primer debate presidencial en Estados Unidos entre los candidatos Donald Trump y Joe Biden

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el exvicepresidente demócrata Joe Biden realizaron este martes 29 de septiembre en Cleveland, Ohio, su primer debate televisado, cuando faltan 35 días para una elección presidencial muy tensa.

No hubo apretón de manos cuando los dos septuagenarios subieron al escenario y, si bien esto se debió a las restricciones por la pandemia de COVID-19, la ausencia del saludo tradicional simbolizó la profunda división en el país en la cuenta regresiva hacia el 3 de noviembre.

Trump llegó al debate a la ofensiva, decidido a recuperar terreno frente a su rival, que lo aventaja desde hace semanas en los sondeos, y defendió su decisión de llenar la vacante que dejó en la Corte Suprema el fallecimiento de la jueza Ruth Baden Ginsburg con una jueza conservadora.

«Nosotros ganamos la elección, las elecciones tienen consecuencias», dijo Trump en referencia a la indignación de los demócratas frente al nombramiento de Amy Coney Barrett que puede dejar la Corte Suprema en control de los conservadores durante décadas.

Después acusó a Biden de ser «socialista», pero Biden desestimó sus ataques afirmando que «todo el mundo sabe» que Trump «es un mentiroso».

«El hecho es que todo lo que está diciendo hasta ahora es simplemente una mentira. No estoy aquí para gritar sus mentiras. Todo el mundo sabe que es un mentiroso», dijo Biden sobre el mandatario republicano.

«No hay nada inteligente en ti», le respondió el mandatario Trump en otro segmento del debate que duró 90 minutos es seis segmentos de 15 minutos cada uno.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó al aspirante demócrata a la Casa Blanca de ser el títere de la «izquierda radical».

«La izquierda radical te está manipulando como a un títere», le dijo el mandatario republicano, asegurando que Biden sería un presidente débil ante el crimen y la violencia. «No quieres decir nada sobre la ley y el orden», agregó el republicano.

En tanto, el candidato demócrata acusó a Trump de no enfrentar a Rusia, tildando al mandatario republicano de «cachorro» de su homólogo ruso Vladimir Putin.

«Es el cachorro de Putin. Se niega a decir nada sobre las bonificaciones por matar soldados estadounidenses», dijo el exvicepresidente de Barack Obama.

Los temas que se trataron en este primer encuentro de tres que están programados antes de las elecciones, fueron la salud pública, las medidas de atención a la pandemia de COVID-19, el racismo, la evasión de impuestos, el cambio climático, el desempleo y la economía estadounidense; además discutieron sobre si aceptarán o no los resultados de las elecciones que se llevarán a cabo el próximo 3 de noviembre.

Donald Trump dijo que el ganador de las elecciones podría no conocerse «durante meses».

«Podríamos no saberlo durante meses», dijo Trump sobre los resultados de los comicios. «Esto no va a terminar bien», agregó el mandatario republicano, quien lleva semanas afirmando, sin pruebas, que el voto por correo podría sesgar el resultado.

El debate se celebró en Ohio, uno de los estados pendulares que cambian su preferencia de una elección a otra y que Trump logró ganar en 2016. Ahora, Biden encabeza las encuestas en este bastión con un 49% de las preferencias, frente a 45.7 por ciento de Trump.

La pandemia -que ha dejado más de 204 mil 762 muertos en el país- marcó el desarrollo del debate, y en el auditorio todos los presentes -salvo Trump y Biden y el moderador Chris Wallace- portaron mascarillas y las sillas están colocadas para respetar el distanciamiento social.

Peter Eyre, un alto asesor de la Comisión para los Debates Presidenciales, indicó que la audiencia se compuso de 80 personas, incluyendo los miembros de la familia de los candidatos, los jefes de campaña, los funcionarios de seguridad y los periodistas.

Donald Trump y Joe Biden se enfrentarán en el primer debate presidencial