Niñas y niños libres de basura calórica (parte 2)

Como sabemos, Oaxaca se convirtió la semana pasada en la primera entidad en prohibir la venta de alimentos chatarra a menores de edad, en particular bebidas azucaradas y alimentos envasados de alto contenido calórico. Tabasco es el segundo estado en seguir sus pasos, ya que su Congreso prohibió este lunes vender “comida basura” a los pequeños. Y razón no les falta, ya que Tabasco es uno de los cinco estados con los mayores niveles de obesidad, junto con Veracruz, Quintana Roo, Colima y Sonora.
Ambas iniciativas buscan atacar de manera frontal un serio problema de salud, ya que -de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición más reciente- el 85 por ciento de los niños de cinco a 11 años consume bebidas no lácteas azucaradas y el 64 por ciento, botanas industrializadas y dulces. Esto ha provocado que el 35.6 por ciento de los menores padezca de sobrepeso u obesidad.
Sin embargo, es demasiado pronto para echar las campanas al vuelo, pues hay un largo camino por andar. En declaraciones a IMER Noticias, la Dra. Leticia Bonifaz, catedrática de la UNAM, declaró anteayer: “Estas medidas son bien intencionadas, pero carecen de solidez jurídica”. De acuerdo con la jurista, las resoluciones de los legisladores pueden ser fácilmente impugnadas. “Además -agregó- las grandes empresas no se van a quedar cruzadas de brazos, y seguramente se van a amparar”.
Consideró que no corresponde a los estados establecer regulaciones sobre la venta de alimentos, pues es potestad del gobierno federal, a través de la «Ley federal de salud». Esta ley es la que establece el máximo contenido calórico que pueden tener los productos alimenticios. “Mientras no se tomen medidas integrales -sentenció-, no son más que disparos al aire”. Para sustentar sus afirmaciones, Bonifaz -quien ostenta un doctorado en derecho- resulta un error poner el énfasis de responsabilidad en el consumidor final, ya que la ley le concede a niños y paterfamilias el derecho sobre lo que quieren o no comer.
Los abarroteros, preocupados, ya se subieron al ‘ring’. Eduardo Chávez Hidalgo, presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope) en Querétaro, manifestó a “Códigoqro” que si Querétaro siguiese pasos similares a los de los estados sureños, las 26 mil “tienditas” de la entidad pondrían en riesgo su supervivencia, ya que su mayor porcentaje de ingreso proviene de la venta de botanas y refrescos, sobre todo a menores de edad.
Al parecer estamos al inicio de una avalancha de restricciones legislativas, ya que en otros nueve estados se están gestando reformas de la misma índole. Es el caso de Quintana Roo, Campeche, Colima, Nuevo León, Guerrero, Hidalgo, Coahuila, Chihuahua y la Ciudad de México. Por ejemplo, Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de esta última, reveló que, de acuerdo con un estudio realizado en 2 mil 400 escuelas de la capital, seis de cada 10 niños padecen de sobrepeso y obesidad.
Ya va siendo hora de que “chatarreros”, legisladores estatales y gobierno federal se sienten a negociar para hacerse cargo de este urgente problema, que pone en el filo de la navaja la salud de la niñez.