Kim Jong-Un, líder supremo de Corea del Norte, prohíbe tener perros como mascotas

Por considerarlos como «decadencia de Occidente», el líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-Un, ordenó confiscar todos los perros de la ciudad de Pyongyang

El líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-Un, ordenó confiscar a todos los perros de Pyongyang, la capital del país, alegando que estas mascotas son un lujo burgués y representan la ‘decadencia’ de occidente.

La medida preocupa a los dueños pues temen que el líder norcoreano vaya a confiscar a las mascotas con el objetivo de que acaben como menú principal en la mesa de alguien, dada la escasez de alimento que se está dando en el país.

La medida se implantó desde julio pasado cuando Kim aseguró que tener una mascota ahora es ilegal y denunció que tener un perro en casa es “una tendencia corrupta de la ideología burguesa”.

“Las autoridades han identificado hogares con perros y los están obligando a entregarlos o confiscarlos por la fuerza y sacrificarlos”, informó una fuente conocedora del régimen a la edición británica del diario surcoreano Chosun Ilbo.

“La gente común cría cerdos y ganado en sus casas, pero los funcionarios de alto rango y los ricos son dueños de perros, lo que avivó cierto resentimiento”, según la fuente. Un desertor dijo que estas medidas drásticas generalmente se aplican sin gran entusiasmo, pero parecen ser más severas esta vez.

Supuestamente algunos de los perros son sacrificados o enviados a zoológicos estatales pero existe la sospecha de que son vendidos a restaurantes de carne de perro.

Aunque el desertor informante admitió que la posesión de perros como mascotas había generado resentimiento de algunas personas de bajos recursos, algunas de ellas, quienes también poseen perros, están descontentos con la medida que los alejará de sus mejores amigos.

Los derechos de los animales ocupan un lugar más bajo en la agenda del régimen que los derechos humanos. La posesión de mascotas se consideró durante mucho tiempo una decadencia occidental, pero las actitudes parecen haberse relajado después de que Corea del Norte organizó el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en 1989, y la élite de Pyongyang comenzó a hacer alarde de costosos perros como símbolos de estatus, según el diario surcoreano.

Corea del Norte destruye oficina de enlace con Corea del Sur en Kaesong