Por rebrote de COVID-19, Melbourne impone toque de queda durante 6 semanas

Como consecuencia del rebrote de COVID-19, la ciudad de Melbourne -la segunda más importante de Australia- permanecerá bajo toque de queda durante las próximas 6 semanas

Melbourne, la segunda mayor ciudad de Australia, comenzó un toque de queda de seis semanas y Filipinas volvió a establecer un confinamiento por rebrotes del nuevo coronavirus, del cual se han contagiado ya 18 millones de personas en todo el mundo.

La propagación del virus, por el que han muerto hasta el momento cerca de 700 mil personas, se está acelerando, seis meses después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara la emergencia mundial.

Europa, con 210,576 muertos y 3 millones 196,370 casos, es la región más devastada por el COVID-19, seguida de América Latina y el Caribe, que suma más de 201,000 fallecidos y supera los 4.9 millones de contagiados.

En Estados Unidos, una asesora de la Casa Blanca advirtió que la enfermedad estaba «extraordinariamente extendida» en el país, el más castigado por la pandemia, con 4.6 millones de casos y unos 155,000 decesos.

Mientras tanto, varios países que hasta ahora parecían haber controlado la epidemia están sufriendo repuntes preocupantes.

Es el caso de Australia, donde se han introducido nuevas restricciones en el estado de Victoria, a pesar de las duras consecuencias económicas que esto conlleva.

El primer ministro del estado de Victoria, Daniel Andrews, dijo que la mayoría de los negocios y empresas deberán cerrar a partir de la medianoche del miércoles. Supermercados, farmacias y despachos de bebidas, sin embargo, podrán permanecer abiertos.

Frenar los brotes de COVID-19 depende del respeto a las medidas de salud pública: OMS