El ‘boom’ de los emojis

Cada 17 de julio se celebra el Día Mundial del Emoji, los íconos que se han convertido en una parte fundamental de la interacción social moderna

Los emojis se han convertido en una parte fundamental de las conversaciones digitales, aún más durante este tiempo de cuarentena, en el que la mayoría de las interacciones sociales se realizan a través de un dispositivo digital, pero ¿sabes cómo nació este leguaje visual?

El primer emoji fue creado en 1999 en Japón, con el objetivo de que fueran utilizados por la plataforma de Internet móvil Nippon Telegraph and Telephone Corporation (NTT DoCoMo) en sus teléfonos. Su diseño estuvo a cargo de Shigetaka Kurita, quien se inspiró en los íconos que usaban los reportes del clima y las señales de vialidad para darle vida a un total de 180 emojis -dibujos en cuadrículas de 12×12 píxeles- que representaban las expresiones más comunes de los japoneses.

Gracias a la gran popularidad que adquirieron estos símbolos, en el 2010 ya se usaban no solo en países asiáticos, sino en el resto del mundo.

En el 2011, Apple agregó un teclado especial para estos íconos y, un año después, fue el turno de Android. Los símbolos fueron estandarizándose poco a poco. Entre las reglas estipuladas se encontraban añadir un borde negro, que los animales siempre miraran a la izquierda y que los emojis midieran, por mucho, 18 x 18 píxeles.

En el 2015, se añadió la posibilidad de cambiar el color de piel, en 2018 aparecieron múltiples símbolos culturales y la representación de personas con capacidades diferentes.

Su uso es tan popular, que existe la Emojipedia, encargada de ordenar, clasificar y definir cada uno de los más de mil 800 emojis que tiene registrado el consorcio Unicode, encargado de estandarizarlos.

Emoji o emoticones

Aunque son palabras muy parecidas, los dos términos son diferentes. Los primeros emoticones fueron escritos en 1982 por Scott Fahlman utilizando símbolos como paréntesis, comas o puntos para crear códigos de comunicación.