Incrementa consumo de alcohol en contingencia: CECA

Ante la escasez en la producción y distribución de cerveza, las personas migraron al consumo de destilados, reconoció Guillermo Tamborrel Suárez

Derivado de la contingencia epidemiológica por el Covid-19, el consumo de alcohol en la población de Querétaro incrementó entre un 40 y un 50 por ciento, reconoció Guillermo Tamborrel Suárez, comisionado del Consejo Estatal Contra las Adicciones (CECA).

Afirmó que ante la escasez en la producción y distribución de cerveza, las personas migraron al consumo de destilados.

“Es una experiencia muy curiosa porque, por un lado, como escaseó la venta de cerveza la gente le tuvo que bajar al consumo, pero, por otro lado, hemos detectado que hubo personas que incrementaron su consumo entre un 40 y 50 por ciento”.

Recordó que como la actividad de las fábricas cerveceras se consideró no esencial, a partir de abril se empezaron a consumir los inventarios tanto de las empresas como de las bodegas de los comercios hasta que el producto se agotó.

“La escasez de cerveza provocó, en un primer momento, que la gente comenzara a tomar destilados, es decir, lo mismo tomaban ron que whisky que vodka que brandy y lamentablemente también se empezó a consumir una gran cantidad de charanda, que son bebidas con un alto grado de alcohol y de muy baja calidad”.

Tamborrel Suárez dijo que también se detectaron casos de personas que se embriagaban con poca cantidad de alcohol.

“Las condiciones emocionales que estamos viviendo por la contingencia sanitaria, las tensiones, presiones, estrés, miedos y la angustia de enfermarse o de contagiar a un familiar que pudiera morir, aunado a las preocupaciones económicas, ocasionaron un cóctel emocional que propició que con menor cantidad de alcohol la gente se embriagara”.

Refirió que hay mexicanos que llegan a consumir hasta 68 litros de cerveza al año, pero como el producto se agotó, hubo quien recurrió al consumo de bebidas adulteradas.

“En lo que va del año 187 personas a nivel nacional han muerto a causa del consumo de bebidas adulteradas; en el país se consumen cerca de 18 millones de cajas de vino y de estas alrededor de 8 millones son bebidas adulteradas”.

Atención a personas en situación de calle continuará después de la contingencia