Credibilidad, el verdadero futuro de los medios

La tendencia ya venía desde mediados de 2019 y la alerta sanitaria provocada por el coronavirus SARS-CoV-2 solo ha acelerado el retorno de las personas al consumo de noticias en medios periodísticos.

La desinformación que tanto abunda en Internet está perdiendo terreno, por fortuna, gracias a que las personas están entendiendo el riesgo que significa creer y, más, compartir información falsa, dudosa y manipulada.

Este martes 16 de junio, el Instituto Reuters y la Universidad de Oxford presentaron los resultados de su estudio “Digital News Report 2020”, que muestra hallazgos muy interesantes sobre el presente de los medios y especialmente sobre su futuro una vez que concluya la alerta mundial por la COVID-19. (En el siguiente enlace pueden leer el resumen en español: https://reutersinstitute.politics.ox.ac.uk/digital-news-report-2020-resumen-ejecutivo-y-hallazgos-clave.)

Yo quiero destacar tres hallazgos importantes:

Credibilidad. Ante tanta desinformación, los medios en el mundo han sido fundamentales en desmentir y aclarar las falsedades con mejores coberturas, más y mejor acceso a fuentes confiables y científicas, y abriendo la especialización de sus periodistas. La mayor ganancia ha sido ganar en credibilidad y por eso la sociedad reconoce que prefiere leer, escuchar y ver noticias en periódicos impresos y digitales, en radio y televisión.

Cercanía. Contar historias cercanas está haciendo que los medios recuperen audiencias. En países europeos como Alemania, Finlandia, Suecia o el Reino Unido, los medios locales se convierten en la primera fuente de información de las personas y esto ha obligado a los medios grandes a buscar eso que llamamos “periodismo hiperlocal” y que les sirve más a las personas.

Nuevos modelos de financiamiento. La crisis económica generada por la pandemia no va a terminar con la recuperación de las actividades productivas. Muchos diarios han dejado de imprimirse por falta de recursos y porque su público lector no sale a la calle a buscar un ejemplar, y a esto debe sumarse que los anunciantes encaran sus propios conflictos, así que pagar publicidad no es una prioridad por encima de mantener salarios y fuentes de empleo.

Sin embargo, los medios también deben ocuparse de sus ingresos para seguir pagando sus nóminas y entonces deberán buscar nuevas fuentes para allegarse de recursos, como los modelos de suscripción para leer noticias en Internet o bien la captación de donativos y aportaciones voluntarias por parte de las audiencias. Este modelo que los medios digitales comenzaron a experimentar desde hace años se hará cada vez más necesario en los próximos meses.

Destaco estos tres hallazgos del estudio del Instituto Reuters, porque sin lugar a dudas están íntimamente vinculados, pues la única manera en que los medios podrán recibir ingresos por parte de sus audiencias, es precisamente ofreciéndoles información cercana y útil que sea además total y absolutamente confiable.

La gran conclusión es hacer periodismo profesional pensado en las audiencias, no en quienes ostentan un cargo público.

Las y los periodistas debemos recordar que no le escribimos al poder, les escribimos a las personas.

*********

*Periodista, autor del “Manual de Autoprotección para Periodistas” y de la “Guía de buenas prácticas para la cobertura informativa sobre violencia”.