Consejo de Morena solicita auditoría; acusa irregularidades de más de 5.5 mdp

De este recurso ya tiene conocimiento la Comisión Nacional de Honor y Justicia y es en contra de la secretaria de Finanzas, Susana Soto Vieyra, y el secretario general en funciones de presidente del Comité Ejecutivo Estatal, Jesús Méndez Aguilar

Por presuntas irregularidades en el manejo de las finanzas, cuyo monto asciende a 5.5 millones de pesos, Ángel Balderas Puga, presidente del Consejo Estatal del partido Morena, solicitó una auditoria referente al ejercicio fiscal 2019.

Detalló que de este recurso ya tiene conocimiento la Comisión Nacional de Honor y Justicia y es en contra de la secretaria de Finanzas, Susana Soto Vieyra, y el secretario general en funciones de presidente del Comité Ejecutivo Estatal, Jesús Méndez Aguilar.

“El 7 de marzo de 2020, el Consejo Estatal rechazó por segunda ocasión el informe de finanzas, al no contar con la información desglosada que el consejo solicitó desde el 8 de octubre de 2019, por lo que se acordó llevar a cabo una auditoría administrativa y financiera del periodo 2016‐2019, con base en el acuerdo del 8 de octubre de 2019 y que la auditoría fuera hecha por un despacho externo, y hasta el día de hoy, Jesús Méndez no ha iniciado el proceso de la auditoría”.

Recordó que el 19 de mayo de 2020, la Secretaría de Finanzas sometió a consideración del Consejo Estatal su propuesta de presupuesto para el año 2020 que no incluía ninguna partida para la auditoría ya aprobada por consejo.

“En esta propuesta de presupuesto hubo irregularidades en la designación de recursos para rubros opacos y de derroche como que se pretendía destinar 9 mil pesos mensuales para una secretaria privada, 10 mil pesos mensuales para un asesor de prensa y 12 mil pesos mensuales para un asistente de eventos; así como asignar una compensación mensual al secretario por 42 mil pesos mensuales, más uso de un vehículo de manera personal y viáticos; un total de 73 mil pesos mensuales para esa secretaría (600 mil pesos en ocho meses). Esto va en contra de la austeridad republicana”.

Además, dijo que pretendían destinar 1 millón de pesos para transporte, 350 mil pesos para viáticos y ruedas de prensa, 300 mil pesos para eventos y 220 mil pesos para gasolinas y mantenimiento de vehículos, entre otras cosas.

“Haber aprobado todo lo anterior habría significado aprobar y gastar más de 5 millones de pesos en rubros opacos, discrecionales o superfluos”.