Pandemia podría arrastrar a 60 millones de personas a la pobreza extrema

El presidente del Banco Mundial, David Malpass, admitió que los efectos económicos de la pandemia de COVID-19 podrían ser devastadores, principalmente, para los países emergentes y en desarrollo

Mientras la pandemia de COVID-19 ha superado ya la barrera de los 7 millones de contagios alrededor del mundo y se ha cobrado la vida de más de 400 mil personas, de acuerdo con datos de la Universidad Johns Hopkins; el Banco Mundial advirtió que el “duro golpe a la economía” podría provocar que 60 millones de personas caigan en la pobreza extrema.

“El alcance y velocidad de los efectos devastadores de la pandemia de COVID-19 y los confinamientos económicos en los habitantes pobres de todo el mundo no tienen precedentes en tiempos modernos. Las estimaciones actuales indican que 60 millones de personas podrían caer en la pobreza extrema. Es probable que estas estimaciones aumenten aún más, lo que dependerá, primordialmente, de la apertura de las economías avanzadas”, enfatizó el presidente del organismo multinacional, David Malpass.

De acuerdo con los capítulos analíticos del informe “Perspectivas económicas mundiales”, el cual será presentado íntegramente este 8 de junio, los países deben implementar –como parte de la reanudación de actividades económicas– una mayor transparencia de la deuda para fomentar nuevas inversiones, avances más acelerados en materia de conectividad digital y expandir enormemente las redes de protección social con dinero en efectivo para las personas pobres.

“Las medidas necesarias para proteger la salud pública han debilitado la economía mundial, ya frágil, causando recesiones profundas tanto en las economías avanzadas como en las economías de mercados emergentes y en desarrollo”, puntualizó el Banco Mundial.

En este sentido, la institución financiera global con sede en la ciudad de Washington explicó que las naciones con economías emergentes y en desarrollo, como México, se verán particularmente afectadas, ya que tienen sistemas de salud deficientes, dependen principalmente del comercio internacional, el turismo o las remesas del extranjero; así como de la exportación de productos básicos.

Asimismo, el organismo multilateral destacó que –durante el proceso de mitigación de la pandemia causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2– los gobiernos nacionales deben enfocarse en mantener la actividad económica, por medio de apoyo orientado específicamente a inyectar liquidez a los hogares, las empresas y los servicios públicos esenciales.

“En el largo plazo, la pandemia dejará daños perdurables a través de múltiples vías, incluida la disminución de inversiones; la erosión del capital físico y humano a raíz del cierre de empresas y la pérdida de escolaridad y empleos, y el repliegue del comercio internacional y las relaciones de suministro. Estos efectos reducirán el producto potencial –la producción que una economía puede mantener con pleno empleo y a plena capacidad– y la productividad durante muchos años por venir”, agregó el Banco Mundial.

México resiente los estragos de la pandemia

Con el regreso a la “nueva normalidad” y la reanudación gradual de las actividades económicas como telón de fondo, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) calculó que –tan solo en abril pasado– 12 millones de personas abandonaron la fuerza laboral, como consecuencia de la suspensión temporal de las actividades laborales debido a la emergencia sanitaria.

“Es importante subrayar que se trata de una suspensión sin percepción de ingresos de por medio y sin certeza de si se mantiene el vínculo laboral o de retorno al trabajo”, indicó el organismo autónomo.

Por su parte, el subgobernador del Banco de México (Banxico), Jonathan Heath, detalló que de los 12.5 millones empleos perdidos durante abril, la mayoría (10.4 millones) correspondieron a puestos de trabajo informales y además se perdieron 2.1 millones de plazas laborales formales.

Aunado a la pérdida de empleos, el país podría sufrir una caída de la economía nacional sin precedentes; ya que especialistas del sector privado consultados por el banco central estimaron una contracción de -8.16 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) al término de este año.

Mientras el Banco Mundial calcula la mayor caída de las remesas en la historia reciente, que podría representar un desplome de 20 por ciento de los recursos enviados por los migrantes a sus naciones de origen; Banxico reportó que los envíos de dinero desde el extranjero cayeron 28.59 por ciento en abril pasado, cuando sumaron 2 mil 861 millones 379 mil 644 dólares.

Por pandemia, Fórmula 1 no asegura celebración del Gran Premio de México